Menos es más. El estilo minimalista

El estilo minimalista te permite expresar los matices de tu personalidad. Fuera de todo lo superficial, hace que cada objeto tenga un real significado dentro de un contexto funcional y estético.

¿Eres práctico y te gustan los lugares ordenados y sobrios? Entonces es lo tuyo para armar tu espacio.

La idea de este concepto es lograr la uniformidad y darle peso a la estructura en sí del mismo lugar o bien de las formas que presentan los objetos que coexisten en él.

Aquí, lo mismo puede ser protagónico una textura, los suelos, la misma luz o todo un muro. En este estilo no existe la posibilidad del desorden ya que iría en contra del mismo concepto que le da vida.

¿Cómo lo creas? Con juego de tonalidades que van desde los grises, el blanco o el beige primordialmente. Es importante destacar que cada mueble debe tener una razón de ser en el espacio. Aquí el reto es crear un ambiente donde la armonía estética no sea a través de la saturación o la ausencia de estilo.

Si lo tuyo es lo mínimo, toma en cuenta:

  • Apuesta por la unidad cromática.
  • Construye espacios incluyendo texturas, elementos en gran formato o de color similar.
  • Vuelve protagónico un mueble u objeto a partir de su diseño.
  • No satures, el minimalismo radica en tener lo básico y que con ello tu espacio tenga un valor estético puro.
  • Adquiere arte, enseres o muebles que se distingan por una característica particular diferente en relación al área en que lo colocarás.
  • Juega con la luz, ya que es un factor indispensable para espacios minimalistas. De hecho, puede ser protagónico en tu depa o loft.
  • Para quitar la rigidez o el acento impersonal que suele imperar en ambientes minimalistas, emplea texturas que den calidez a tu espacio.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.